Inicio Destacados Cuestionan a Brunetti y su «organización»: Desorden y colapso en concurso de...

Cuestionan a Brunetti y su «organización»: Desorden y colapso en concurso de docentes del MEC

75

Cerca de 1.500 docentes del Departamento Central esperan en el Centro Regional de Educación Saturio Ríos, de San Lorenzo, hace horas para la prueba oral del concurso público de oposición del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) que se realiza a nivel nacional. Ante la desorganización, los maestros comenzaron a manifestarse pacíficamente, lo que atrajo a la prensa y al mismo titular de la Cartera, quien fue abucheado por los afectados.


Los docentes están sin saber si hoy, mañana o el viernes darán su examen. La desorganización es total, a falta de micrófono y parlantes, lo que generó una aglomeración de los afectados para escuchar la única indicación que dieron a las 8 de la mañana de hoy.

En principio, prometieron que para las 9 comenzarían las pruebas, pero aún se desconoce quienes darán en la fecha su examen en este lugar.

Se prepararon 44 salas para 30 docentes y en cada una, los supervisores deberían tomar la prueba oral. Sin embargo, avisaron que solo 15 profesores de cada sala darán la prueba hoy, pero todos están esperando debido a que aún no dan el orden de quienes serán los primeros de los 15 de cada sala, lo que está provocando el enojo de todos los que desde tempranas horas llegaron al lugar.

 

Los docentes ya claman con aplausos al aire esperando respuesta. El Sigmec, un sistema informático del MEC donde se debe publicar la lista y el orden de los que deben rendir hoy, esta colapsado y aún no se publica lo prometido.

Los profesores comentaron que ayer martes fue la prueba teórica pero en diferentes centros educativos de Central, y los que aprobaron con el mínimo puntaje (28 de 40) están hoy para el examen oral en el Saturio Ríos, donde el MEC decidió centralizar las pruebas del departamento.  

Ante el descontento y las manifestaciones, el ministro Juan Manuel Brunetti llegó al sitio y algunos docentes lo abuchearon. Minutos después de su llegada, las listas comenzaron a ser alzadas.