El ministro de la Presidencia de Brasil, Luiz Eduardo Ramos, dijo que el Gobierno aún negocia la realización de la Copa América en el país, anunciada horas antes por la Conmebol, y estableció una serie de condiciones para ello, como que todas las selecciones estén vacunadas.


No hay nada seguro, quiero decirlo de forma bien clara. Estamos en medio del proceso, pero no eludiremos una demanda, si podemos atenderla”, dijo Ramos a periodistas en Brasilia.

El ministro anticipó que hoy martes el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro tendrá una “posición final” sobre si Brasil será la nueva y única sede de la Copa América, que originalmente se iba a celebrar en Colombia y Argentina.

Bolsonaro djo si a la Copa América pero su Gobierno dice no.No obstante, dejó entrever que la Administración de Bolsonaro es favorable a la realización del torneo en Brasil, donde la pandemia sigue descontrolada y ha dejado ya cerca de medio millón de muertos, con una media diaria de 2.000 muertes

Ramos remarcó que la Copa América es un “evento privado” y rechazó la ola de críticas que ha generado el anuncio de la Conmebol de que Brasil acogería el torneo, aunque reconoció la situación “difícil” que vive el país por la pandemia.

Expuso una serie de condiciones para albergar el certamen, entre ellas la ausencia de público en los estadios y la vacunación previa de todas las selecciones participantes.

“Es importante destacar que ese evento, en caso de que se realice, no tendrá público. Por el momento, son diez equipos como máximo”, divididos en dos grupos y “65 personas por cada delegación, todos vacunados”, puntuó el ministro.

“No hay un documento firmado, apenas esas negociaciones”, completó para luego insistir en que ya se realizan multitud de partidos en territorio brasileño de Liga, Libertadores y Sudamericana, sin que hayan causado tanto revuelo.

Coronavirus minuto a minuto: Brasil supera los 100.000 casos y las 7.000  muertes+++ | El Mundo | DW | 03.05.2020Ramos no reveló cuáles serían las ciudades sede que albergarían los partidos de la Copa América, algo que, según él, “será responsabilidad de la Confederación Brasileña de Fútbol”, que tendrá que negociar con los estados y municipios.

“Voy a hacer unas llamadas con la CBF, estamos verificando detalles”, completó.

La Conmebol anunció este lunes a Brasil como nueva y única sede del torneo que ya fue aplazado el año pasado por la pandemia del coronavirus.

La entidad incluso agradeció al presidente Jair Bolsonaro, que niega la gravedad de la covid-19, por “abrir las puertas” del país a la Copa América, que comenzará previsiblemente el 13 de junio.

Sectores de la izquierda, incluso algunas voces del centro-derecha, y diversos especialistas sanitarios han rechazado la realización de la Copa América en Brasil, que en las últimas semanas vive un repunte de contagios por coronavirus.

.