El agente fiscal Eduardo Royg de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico, formuló imputación contra Juan Antonio Gill Mieres, Alberto Ferreira Brítez y Rafael Chamorro, quienes presuntamente serían responsables en la comisión de los hechos punibles de Tenencia sin Autorización, Comercialización y Tráfico de Sustancias Estupefacientes.

Según los antecedentes, los ahora procesados transportaban una carga de 564 kilogramos de cocaína a bordo de un camión de gran porte. La droga iba oculta en el doble fondo de un camión de gran porte conducido por Ferreira Brítez, y tendría un valor aproximado de 3 millones de dólares americanos. Asimismo Gill Mieres y Chamorro iban de punteros en una camioneta, al frente.
Los sujetos fueron detenidos en la madrugada del miércoles, a la altura del cruce Carmelo Peralta, aproximadamente a 700 km. de la capital. Presuntamente, los ahora detenidos formarían parte de una organización criminal que se dedica a introducir al país cargamentos de cocaína provenientes de Bolivia. En la ocasión, presuntamente llevaban la droga desde Fuerte Olimpia hasta Concepción.
Según las pesquisas, el grupo narcotraficante utilizaría como medios avionetas y pistas clandestinas del Departamento de Alto Paraguay para traer la droga al país, y posteriormente transportarla vía terrestre hasta los departamentos de Concepción y Amambay, ya que su destino final sería el Brasil.
En el marco del caso, el Ministerio Público incautó documentos, teléfonos celulares y dinero en efectivo, cuando fueron detenidos los presuntos narcotraficantes.